Seleccionar página

Éxito, crecimiento, comunidad, comunicación, motivación, compromiso. Estas son algunas de las metas que consensuaron los profesores de la Academia Guiu en el Team Building. Una dinámica de grupo especial, en la que se juntaron el mundo de la creatividad, la emoción y las ganas de expresar cómo somos a los demás integrantes del equipo. Hoy hablamos del poder del Team Building mediante una crónica de cómo fue la jornada

Este mes de noviembre, los profesores, profesoras y miembros de administración y comunicación de la Academia Guiu realizamos un Team Building sorpresa para potenciar nuestra cohesión y comunicación. Y la forma de conseguirlo fue acudiendo al ‘Gimnàs de les arts’. Un espacio de creación donde pudimos descubrir que la educación no son sólo conocimientos académicos, sino que la creatividad también juega un papel muy importante.

Daniel Berdala, el pintor y propietario del ‘Gimnàs de les Arts’ nos comentó que, según su criterio, los equipos siempre necesitan de momentos #teambuilding para mejorar sus relaciones personales.

“Después de estas sesiones, cuando los trabajadores tengan que solucionar un tema de ese proyecto de trabajo, todo será más sencillo si es con alguien con quien compartió un buen momento. Y si le añadimos el aspecto de la creatividad… salen tod@s muy reforzad@s!” – sostiene Berdala.

El desarrollo de la sesión

Desde la Academia Guiu, centro especializado en clases particulares e idiomas, nos dirigimos al espacio de creación de Daniel Berdala, que se encuentra en la misma Calle Aragón de Barcelona.

La sesión se dividió en varias fases, podéis acceder a este enlace para ver un vídeo que subimos a redes. En él veréis algunas de las creaciones de nuestros profesores, así como los espacios del ‘Gimnàs de les arts’.

Como inicio de la actividad, tuvimos un primer contacto con ceras y cartulina. En este escalón del proceso, los participantes debían crear, mediante colores y formas, una especie de carta de presentación personal. Ya fuera con conceptos abstractos o pictóricos, debían introducir su personalidad, aficiones, inseguridades, intereses…

En una segunda fase, cada profesor pintó un cuadro. En éste se debía mostrar cómo se ve personalmente en su día a día en la Academia Guiu. Tras un tiempo para explotar la creatividad de cada uno, los participantes lo expusieron delante de todos sus compañeros.

Finalmente, en la última fase, se propuso pintar entre todos un cuadro gigante, mostrando cuáles serían nuestras perspectivas de futuro como academia, objetivos comunes…Entre todos decidimos que el azul sería el color de fondo para después colocar un color naranja.

Allí, en ese cuadro inmenso, escribiríamos algunas de nuestras motivaciones resumidas en palabras como cohesión, compromiso o alegría.

Finalmente, también dibujamos un libro, ya que creemos que resumía muy bien qué era lo que nos tenía a todos: la educación de nuestros alumnos.

El poder del Team Building

Varios profesores mostrando sus obras

Una síntesis de nuestros propósitos

Algunas de las conclusiones a las que llegamos fueron la necesidad de conseguir unas redes sociales cercanas a todo el mundo, la necesidad de revalorizar la educación, tratar las inseguridades que pueden acarrear la proximidad generacional con según qué grupos, poner en valor nuestra profesionalidad…; así como posibles mejoras en comunicación interna, espacios más individualizados, más luz, o proponer más iniciativas para conocernos.

 

Las impresiones de algunos de los participantes

Tomás Marín, jefe de estudios del centro, considera que fue una experiencia original:

“Valoro, más que la parte artística, la implicación que demostraron todos los participantes en la sesión de la tarde. Creo que todos pudieron expresarse, en un contexto relajado, abiertamente, y expresar sus sensaciones y emociones”

El poder del Team Building

El jefe de estudios de la Academia Guiu, subraya lo interesante y motivador que fue el trabajar en equipo para el lienzo final. Sin jerarquías: “fue muy gratificante”, sentencia Tomás Marín, y añade: “Tendríamos que hacer experiencias similares”.

Por otro lado tenemos la declaración de Ángela, que pertenece al departamento de relaciones internacionales de la Academia Guiu y se incorporó a nuestro equipo hace poco. Ángela encontró en el Team Building una oportunidad para presentarse a todos y conocer mejor a los profesores con los que se comunicaba en un registro únicamente formal y, en la mayoría de casos, telemático:

“Me gustó mucho, me sentí muy cómoda. Desde ese día siento que puedo tener una comunicación más fluida. Me siento menos tensa que antes, que conocía mucho más superficialmente a la gente”

Sin duda, una experiencia muy gratificante que confirma el enorme poder del Team Building para la cohesión de equipo.